VIRGO


 ( 24 de agosto - 23 de septiembre )


Mercurio es su planeta.


El Horóscopo Virgo no gusta de sobresaltos. Prefiere un mundo ordenado y tranquilo para sentirse bien. Este nativo acepta las normas sociales con naturalidad y necesita de ellas para marcar de cierta forma su vida. Su carácter le lleva a tachar de negativo todo aquello que no le permita concentrarse, desconfía de lo nuevo y solo asimila novedades después de estudiarlas con profundidad y haber entendido su porqué. 

 

PERSONALIDAD
El Horóscopo Virgo ama la moderación y el respeto a las normas establecidas. Los nacidos bajo este signo necesitan de la justa recompensa a sus esfuerzos y trabajan de forma planificada a lo largo de su vida para tratar de que los imprevistos no los cojan desprevenidos. Las excentricidades y las cosas que se salen de la norma no son para nada de su agrado. Normalmente, juzgan a los demás con la misma dureza con que se juzgan a sí mismos, lo que en ocasiones les lleva a ser vistos como unos duros intransigentes.

 

Los seres nacidos Horóscopo Virgo planifican su vida a largo plazo e intentan seguir fielmente el camino que ellos mismos se han marcado. Durante dicha planificación, sopesarán todas las ventajas e inconvenientes, para decidir el mejor camino a seguir para llegar a la meta. El Horóscopo Virgo no deja nada a la improvisación y en ocasiones se someterá a cualquier poder si piensa que con ello puede sacar el beneficio esperado. Casi nunca gustarán de nuevas ideas o planteamientos revolucionarios y suelen desconfiar de las nuevas amistades, a las que 'exigen' que prueben su lealtad previamente.

Es un signo de Tierra: LA COSECHA

Su rasgo más evidente: 
LA PREOCUPACIÓN

Su frase favorita: PERMÍTAME QUE LE CORRIJA

Su lema: LA VIDA ES BREVE Y, ADEMÁS, NADA ESTÁ EN SU SITIO

Virgo es una lupa con piernas que empieza a ver donde tú terminas. Llega a tu casa, y lo primero que hace es pasar el dedo por el televisor, a ver si tiene polvo. Y como tiene ese humor tan socarrón, te dirá: -Oye, esta tele tiene solera- 

¡Lo que a Virgo se le escape! Por eso, su estado natural es la preocupación. Virgo da vueltas sobre sí mismo repitiendo: -Toy preocupao, toy preocupao...- 

Uno le dice: -Pero si no pasa nada-

Y Virgo sentencia: - ¡Eso es lo que más me preocupa!