CAPRICORNIO


( 22 de diciembre - 20 de enero )

Saturno es su planeta.


El Horóscopo Capricornio ansia el poder, pero no le gusta ser la cabeza visible. Probablemente será él quién dirija y administre, pero la imagen la pondrán otros. Ellos prefieren mover el poder desde la sombra. El Horóscopo Capricornio planifica sin descanso su futuro e intenta que este sea moldeable y se asemeje lo más posible a lo planeado. Su necesidad de dirigir le acarreará no pocos problemas con sus competidores, aunque asimismo provocará la admiración de otros.


PERSONALIDAD
La razón de ser de un Horóscopo Capricornio es intentar conseguir mayor poder y alcanzar el éxito social más importante. Los recursos en tiempo y energía que a esto dedica, suelen impedirle el disfrute de los placeres mundanos.

El Horóscopo Capricornio es un excelente consejero, y no le será difícil granjearse la confianza de sus jefes a la hora de aconsejar sobre el rumbo a tomar por la empresa. Probablemente seguirán sus indicaciones, ya que el diagnostico del Horóscopo Capricornio viene generalmente precedido de un estudio previo en profundidad. Las conclusiones de sus análisis les granjearán enemigos, aunque el Horóscopo Capricornio aceptará esto como inevitable dentro de la pelea por el poder que disputa. Lo anterior se aplica por completo a las relaciones sociales, que están en todo caso supeditadas a su interés personal. Por todo lo anterior, pasaran por estados de soledad e incluso depresión, aunque ellos mismos superarán esos trances.

Es un signo de Tierra: EL SEMBRADOR

Su rasgo más evidente: CREE QUE ES IMPRESCINDIBLE

Su frase favorita: QUE SERÍA DE TI SIN MÍ

Su lema: LA VIDA ES BREVE, MENOS MAL QUE ES EMPINADA



Es una cabra y la cabra siempre tira el monte. Si ves que un Capricornio se tira desde un décimo piso, ¡síguele!, que va hacia arriba. Más que en la suerte, cree en el esfuerzo, y eso hace que como padre sea un pelín pesao. 

Capricornio, para ser feliz, tiene que controlarlo 
todo, y si no, se pone de los nervios. Como ese cura Capricornio, que se estaba muriendo, y en agonía le decía a las monjas que le cuidaban: -¡Ay, que será de vosotras cuando yo muera, quien os cuidará, quién guiará vuestros pasos! 

Y una de las monjas, creo que era Leo, exclamó: -No se preocupe su Santidad, que también murió Jesucristo y hemos salido adelante!!!!